El covid-19 ha dejado incontables y conmovedoras historias de la lucha que lidian los pacientes, el caso de Vallerie Dow es una de ellas. Y es que en cuanto su esposo, Scott Dow, tuvo que ser hospitalizado de emergencia tras contagiarse del virus, la mujer no se ha despegado ni un sólo día de la puerta de la clínica y se comunica con él a través de videollamadas.

Mujer espera que su esposo se recupere del covid-19 frente a hospital (Especial).© Proporcionado por Milenio Mujer espera que su esposo se recupere del covid-19 frente a hospital (Especial).Vallerie Dow lleva 13 días sentada en una banda frente a un hospital en Nueva Hampshire, en donde permanece internado su esposo, a quien llama su otra mitad. Llevan casados 18 años. La mujer está vacunada; sin embargo, Scott no, situación que dice ahora lamentar.

«Puedes usar Facetime desde cualquier lugar, pero mi esposo está en esa habitación. Mi esposo me necesitaba y yo necesito que él sepa que estoy aquí. Quería que sacara toda la fuerza que pudiera de mí», menciona Vallerie Dow al medio local WMUR.

La mujer llega a las 7:30 de la mañana y se marcha hasta el atardecer, pues quiere permanecer lo más cerca que se pueda de su esposo. Scott menciona rechazó aplicarse la vacuna contra el covid-19 en un principio, pero después dejó pasar el tiempo, ahora se arrepiente de su decisión.

«Si no está vacunado, hágase la vacuna, porque no quiere estar donde estoy», menciona.

La lucha de Scott Dow contra el nuevo coronavirus comenzó días atrás cuando fue víctima de una enorme fatiga. Una vez que ingresó al hospital sus niveles de oxigenación disminuyeron, por lo que los médicos consideraron de intubarlo, lo cual desató el temor en Scott.

Fue entonces que se comunicó vía telefónica con sus seres queridos para despedirse: «Empecé a hacer llamadas telefónicas. Llamé a mi madre para despedirme. Llamé a mis hijos porque no sabía», dijo.

Con el apoyo de las enfermeras -quienes aseguran que la conexión entre la pareja es palpable-, una mañana Scott sorprendió a su esposa con una declaración de amor desde su recámara de hospital.

«Entonces, una mañana, vine aquí. No recuerdo qué día fue. Pero todavía estaba luchando por su vida. Y miro hacia arriba, y hay un letrero que dice: ‘Hola Vall’, con un corazón en él. Oh Dios mío, lloré. Fue simplemente hermoso «, recuerda Vallerie.

Después de más de dos semanas, los médicos le informaron que Scott está estable y en proceso de recuperación, por lo que podrá regresar a casa el próximo viernes.

Con información de Milenio